Noticias

18.ago.2017 / 08:34 am / Haga un comentario

Para una parte de sus seguidores, la participación en las elecciones regionales son un fracaso de la dirigencia antichavista, mientras que quienes optan por el voto van divididos y con planes distintos. Aún cuando hay consenso en la participación, pareciera que planea una guarimba electoral, lo que promete más grietas y gritos entre ellos.

 

Foto: Misión Verdad

Foto: Misión Verdad

Quieren ir a elecciones regionales

La mayoría de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) se ha inscrito a comienzos de esta semana para las elecciones regionales convocadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE), aún cuando la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), que dicen no reconocer, adelantó dicho evento para octubre próximo.

Luego de hacer llamados a desconocer las instituciones y al Poder Electoral durante más de 120 días, desde principios de abril pasado, hasta 36 diputados de la MUD se separaron de la Asamblea Nacional (AN) para irse de candidatos. Estos forman parte de los 196 candidatos que se inscribieron ante el CNE para 22 gobernaciones. Si se pudiera dividir por igual, el resultado sería de nueve candidatos del antichavismo por estado, lo que indica que irían divididos al proceso electoral.

La tarjeta MUD es ilegal en siete estados debido a que cometió fraude al consignar firmas con irregularidades durante la solicitud de Referendo Revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro en 2016. A esto se suma que, aún con las declinaciones, hasta ahora sólo han logrado tres candidaturas unitarias.

Los partidos Acción Democrática (AD), Voluntad Popular (VP), Primero Justicia (PJ), Un Nuevo Tiempo (UNT), Avanzada Progresista (AP) y Copei inscribieron sus propios candidatos, otros minoritarios como Vente Venezuela y Alianza Bravo Pueblo (ABP) decidieron no participar en las elecciones para “no traicionar al pueblo que les sigue”.

Primero Justicia registró candidatos en 22 estados, lo mismo AD, que a su vez coincide con AP en 20 estados, considerando que este último partido no postuló en Portuguesa y Zulia; mientras que con el Movimiento al Socialismo (MAS) toparán en otros 19 estados. Para ir a elecciones con una misma tarjeta que no sea la invalidada MUD, el ex candidato inhabilitado, Henrique Capriles, ha ordenado que se realicen elecciones primarias el 3 de septiembre.

Escenarios y desencuentros
En las redes sociales se evidencia en el antichavismo 2.0 una sensación de frustración y abandono por parte de la dirigencia; en la calle también.

A la movilización convocada para el sábado 13 de agosto acudieron pocas personas, entre sus seguidores reinan la indignación, la rabia, la impotencia y el miedo ante la decisión de reconocer a las instituciones que hace poco desconocían mediante la participación en las regionales, y disolverse la esperanza de sacar a Maduro de la Presidencia o impedir la instalación de la ANC.

En una entrevista reciente realizada para aclarar a sus seguidores las decisiones tomadas, el diputado Freddy Guevara (VP) manifestó que un escenario poco probable para la MUD es ganar las gobernaciones para “conquistar espacios”, donde puedan volver a generar la violencia y el caos vividos hasta el 30 de julio. Según declara, los escenarios más probables para las elecciones regionales son “que se las roben” o “que nos tengamos que retirar porque no hay condiciones”.

En ninguno de los escenarios Guevara especifica si es la ley la que determina las condiciones necesarias para que la MUD participe. Lo que sí queda claro es el objetivo: que la “comunidad internacional” deslegitime y suspenda las elecciones y avance el “desconocimiento” del Gobierno nacional.

El terreno de lucha sería “suspender las elecciones o que ganemos”, afirma en un intento de remoralizar a sus seguidores que lo han atacado de manera continua en las últimas semanas. Cabe destacar que fue uno de los últimos voceros del antichavismo en manifestarse a favor de las elecciones regionales, así como el primero, fue el también diputado Henry Ramos Allup (AD), quien tiene conocidas aspiraciones presidenciales.

Son evidentes los conflictos en la MUD por las regionales debido a que ya en el pasado un sector ha descartado la intensificación de la violencia como medio de avance. Así lo evidencian las declaraciones de Ramos Allup al afirmar que, en caso de ser citado, asistiría a la Comisión de la Verdad para “poner de manifiesto que se está violando el Estado de Derecho y la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”. Cabe destacar que varios alcaldes de PJ y VP han huido al ser citados a juicio por presunto desacato por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y uno de ellos, Ramón Muchacho, ha apoyado la intervención militar.

Los escenarios que muestran las distintas vocerías del antichavismo no conllevarían tanto a una movilización social sino a la continuación del expediente que justifique la intervención internacional. La MUD llega a las elecciones regionales con menos capital político que el acumulado en las elecciones parlamentarias de 2015, y que el impelido por las declaraciones de la ex fiscal general Luisa Ortega Díaz en el mes de abril, cuyas declaraciones acrecentaron las protestas violentas.

Sin embargo, sus casi doscientos candidatos hablan de una necesidad de revitalizarse desde la participación electoral, lo que hasta ahora dejaría a Freddy Guevara solo en su intento de patear la opción electoral.

Elecciones cuesta arriba
El escenario que enfrenta la MUD es difícil debido a que la acumulación de sus errores les juega en contra, desde los cometidos durante el proceso de activación del Referendo Revocatorio hasta el pasivo psicológico que ha dejado en su militancia la intensidad guarimbera como ejercicio de la política.

En las últimas primarias para las candidaturas fueron evidentes las denuncias de fraude, por lo que existe la posibilidad de que aumenten sus diferencias internas. Es evidente la intención de una parte de su dirigencia de extender, a las elecciones regionales, la escalada violenta promovida en los últimos meses en las calles de algunas ciudades venezolanas. Hay poca posibilidad de que sus seguidores respalden el voto o que lo defiendan.

El plan Freddy Guevara de “guarimbear” las elecciones regionales pudiera tener rechazo o indiferencia desde sus filas, todo depende de la agenda internacional que determinen sus dirigentes desde Washington y sus operadores en Miami.

 Misión Verdad

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.